Viajar trabajando


 

¿Por qué no viajas más? Lo que suele pasar es que cuando tienes tiempo para viajar te falta dinero, y cuando tienes solvencia económica te faltan o bien días para ese viaje, o bien compañía para compartirlo.

Para todo eso hay solución. Si quieres viajar, descubrir nuevos lugares, gente de otras culturas y con otras experiencias, que te hagan volver a casa con la maleta llena de recuerdos y vivencias únicas, lo único que tienes que hacer es cambiar el enfoque.

No se trata de que haya que dejarlo todo y salir a la aventura. Todas las personas tenemos inquietudes diferentes, y nos encontramos viviendo etapas también distintas. Pero si sientes que te apetece hacer un viaje hazlo, que nada ni nadie te lo impida.

 

           

 

Si tu “obstáculo” es el tiempo, y no consigues juntar más de 3 o 4 días para salir de la rutina, la conclusión a la que tienes que llegar es que tu destino no puede estar a más de 4 horas (caminando, en coche, en tren o en avión, eso ya lo decides tú). Pero estoy segura que hay parajes increíbles, que todavía no conoces, muy cerca de ti. No hace falta viajar a otro país para aprender cosas nuevas y recargar las pilas. Echa un ojo a estos destinos.

Si crees que es un inconveniente viajar sola porque te aburres o porque no vas a tener a nadie con quien hablar o compartir tus vivencias, estás equivocada. Miss Livingstone te ofrece la oportunidad de conocer diversos destinos por diferentes partes del mundo a través de mujeres locales. Yo siempre digo que viajas sola, pero que compartes el viaje con mucha gente. 

Con esto no quiero decir que sea mejor o peor viajar sola que viajar con amigos, en pareja, o con la familia. Simplemente son viajes diferentes. En el momento que decides hacer un viaje en solitario la percepción te cambia, al igual que la actitud, ya que sueles estar predispuesto a escuchar y  deshacerte de prejuicios que siempre sobran, además de conocer gente.

Otra cosa es cuando lo que falta es solvencia económica, ahí lo que hay que hacer es agudizar el ingenio y hacer un planteamiento antes del viaje. Depende del país o región que quieras visitar existen diferentes plataformas en las que te puedes apuntar y mirar qué puedes aportar tú para que el alojamiento sea gratuito, además de alguna dieta. Si esta idea es la que te ronda por la cabeza puedes ojear (aunque las posibilidades son infinitas) WWOOfing, o HelpX, donde lo que buscan son voluntarios para trabajar algunas horas al día a cambio de alojamiento y dietas, para que de esta forma tengas tiempo de conocer el destino sin gastar dinero ganando experiencias vitales.

       

 

También puedes buscar por tu cuenta. Yo me planteé un viaje de 15 días en diferentes ciudades e intercambiar servicios; clases de Yoga a cambio de alojamiento. Lo primero que hice fue ponerme en contacto con hoteles y hostales, y preguntarles si les interesaría este tipo de eventos en sus agendas, una vez que me confirmaron su interés sólo faltaba decidir fechas y horarios. A partir de ese momento lo único que hice fue esperar que llegara el día de partida.

Me considero una persona con suerte porque a lo largo de los viajes encuentro gente increíble que siempre me hacen sentir como en casa. Y por supuesto que esta vez no iba a ser menos, por eso quiero dar las gracias no individualmente, si no a equipos enteros que son los que hacen que las estancias de los viajeros sean inolvidables. Ya os iré hablando detalladamente de mi vivencia en estos destinos, pero hoy aquí quiero dar las gracias a Hotel Carlos V en Toledo, Bed and Be en Córdoba, Hostel One Catedral en Sevilla, y a Galleon Spanish en Cádiz. Gracias por hacerme sentir una viajera más y una persona más del equipo.

         

 

 

 

< VOLVER