Viajar con Zuecos al Norte de Europa


Este calzado es un imprescindible para visitar en invierno países como Noruega, Finlandia, Suecia, o más en el sur, el norte de Italia y España… Los zuecos serán tus aliados para la humedad, además la espalda te lo agradecerá. Depende del país encontrarás zuecos o zocas, las primeras son las protagonistas de esta historia, son piezas de madera excepto la parte del empeine que es piel. Las zocas son enteramente de madera, como las que encuentras en Holanda. Después, cada país tiene su propio zueco “autóctono”; las maderas con las que se trabajan son diferentes, algunas más porosas que otras, o más o menos ligeras, también pueden variar en los remates y en las suelas, dependiendo de la orografía.

 

         

 

Eferro son  unos artesanos de Galicia que llevan varias generaciones trabajando estas piezas de madera. Hace varias décadas los zuecos eran sinónimo de pobreza, por lo que este calzado era utilizado por gente que trabajaba el campo. En cuanto llegó la industrialización se perdió gran parte de los artesanos que fabricaban estos zuecos, pero en Eferro con mucho trabajo, perseverancia y amor por el oficio, supieron adaptar estas piezas a la actualidad.

Elena, la cabeza visible de Eferro nos recibió en su taller y nos habló del mundo de los zuecos, su mundo. Elena es una viejera experta, desde bien pequeña conoce el territorio de la madera, vive en el universo de los artesanos, y siempre ha estado muy unida a la tierra de la marroquinería. Aún viajando entre tantas nacionalidades sigue manteniendo su esencia “enxebre”, auténtica. En sus trabajos plasma su visión del mundo contemporáneo, y con sus manos (y las del equipo) mantiene la tradición y el buen hacer. Es un trabajo de coordinación, crecimiento y adaptación que está patente desde el año 95, en los que se puede observar sus viajes por todos estos continentes.

A lo largo del recorrido por el taller nos estuvo contando la trayectoria de Eferro que empezaron sus abuelos, más tarde sus padres, y desde hace 20 años su generación, cuando ya nadie quería saber nada “nin de zocos nin de zocas”. Por eso en ese momento apostaron más por la marroquinería, eso sí, seguían trabajando la artesanía pero en un porcentaje mucho más bajo, todo lo contrario que en la actualidad. Ya que gracias a su constancia y creencia en estas piezas consiguieron dar la vuelta a la tortilla, y ser un referente hoy en día en muchos países.

El próximo destino de Elena al que le llevarán sus zuecos será Portugal, y unos días más tarde el País Vasco. Pero si queréis hacer un viaje por el universo de la artesanía, y visitar también la tierra de la marroquinería, solo tenéis que daros un salto al corazón de Galicia, en Vila de Cruces. Encontraréis en su taller el cosmos de los “zocos”, del que seguro os querréis llevar un recuerdo de este viaje hecho con las manos.

http://www.elenaferro.com

 

          

< VOLVER