Robin Hood no es una leyenda


 

El mes de mayo estuve viajando a través de la historia en Toledo. No, de momento no tenemos allí a ninguna mujer Miss Livingstone que nos descubra su ciudad de las 3 culturas. Pero no os preocupéis, que todo llega.

Quería compartir con vosotras, una iniciativa que descubrí en Toledo y que literalmente me dejó con la boca abierta.

Toledo es una ciudad, junto con Córdoba que me llevó a reflexionar acerca de las religiones, que por momentos unen, y en otras ocasiones, más de las que nos gustaría, nos separan.

 

        

 

Allí observé las diferentes civilizaciones que pasaron por estos parajes, también descubrí sus religiones, las doctrinas que transmitían y que imponían en muchos casos a los ciudadanos. Toda esa lucha de poder, esa necesidad humana de dominar a otros a través de la religión. Esto fue lo que palpé y respiré en la parte vieja de la ciudad. Fueron dos días en los que caminé mucho y en los que me descubrí con un enfoque nuevo sobre lo que la fe mueve a las personas. 

El día de mi partida me iba con esa sensación que aparece por momentos llamada tristeza, por no poder convertirnos en una sociedad más justa y autocrítica. LLegué con algo de antelación a la estación de tren de Toledo y me topé con un cartel enorme de un MENÚ DEL DÍA con... Primer Plato, AMISTAD. Segundo Plato, DIGNIDAD. Postre, COMPAÑÍA.

 

        

      

                                                 

Y en ese momento, como decía antes me quedé con la boca abierta. Entré, y me encontré con un restaurante cuyo mensaje y valores se habían hecho realidad. Un restaurante que ofrece un menú de mediodía por 11 euros a todas las personas que quieran además de comer, compartir y colaborar. No es necesario consumir si simplemente necesitas descansar, utilizar los aseos, o ver la televisión. También te dan la opción de dejar una cena pagada, o parte de ella para otras personas que lo necesiten.

Por las noches exclusivamente dan de cenar diariamente a cien personas sin techo.

Personalmente no conocía esta iniciativa, y resulta que ya hay 3 restaurantes Robin Hood en España.

Este proyecto parte de Mensajeros de la Paz y una empresa hostelera, y es una manera de incluir a los excluidos. 

Después de pasar allí un rato, finalmente subí al tren confiando en el sentido común de las personas como individuos, aunque como grupo social tengamos un casi todo que mejorar.

 

        

 

 

< VOLVER