Galicia, terra de meigas


En cualquier punto de esta tierra encontrarás mezcla de tradición celta, cristiana y una gran cultura de leyendas y ritos, que se mantienen gracias a la transmisión oral de generación en generación.

Fuego, agua y superstición. Eso es Galicia la noche del 23 de junio. 

 

        

 

Fuego. En las hogueras, la gente baila alrededor del fuego con la finalidad de purificarse y alejar los males, saltando las brasas al grito de “bruxas fóra”. Para incinerar los tormentos del año, solo tendrás que quemar un calcetín, o alguna prenda que lleves encima tirándola a la hoguera. Y si quieres que se cumpla algún deseo en este nuevo solsticio tendrás que escribirlo en un papel y tirarlo a la hoguera para que se cumpla.

Agua. Otra costumbre muy extendida es recoger siete tipos de flores y dejarlas en agua durante toda la noche al aire libre para que reciban el rocío. A la mañana siguiente ese agua se convierte en colonia natural, manteniendo a las “meigas” a raya.

Superstición. Para ahuyentar a los malos espíritus, durante toda la noche se come y se bebe productos típicos de la tierra. En la costa comerás sardinas, y en el interior churrasco y chorizo, además de “cachelos” a la brasa. Todo esto aderezado con vino del país, y orujo de hierbas o café. De esta forma en algún punto de la noche verás por encima de las hogueras a las “meigas”.

Después de esta noche quedarás hechizada de la tierra gallega, de su cultura y de su gente.

 

        

< VOLVER