Viajar sola


 

¿Porqué viajar sola? Puedes tener diferentes motivos, y cada viaje, una emoción diferente.

Me encanta hacer escapadas con mis amigos, reencontrarme con mi gente lejos del lugar que los vio nacer, viajar con mi pareja, porque sí, tengo pareja, y planificamos viajes en común y también por separado. Porque somos de los que pensamos que para sumar tenemos que enriquecernos, y porque nos gusta tener cosas que contarnos, porque si lo vivimos todo juntos… ¿qué le puedo aportar que no haya vivido ya?Puedes estar en pareja y querer vivir una experiencia que te enriquezca. Puedes estar soltera y querer vivir una experiencia que te enriquezca. Encontrarte baja de ánimo y viajar para cargar pilas. Puedes estar en un momento de serenidad y viajar para disfrutar de la soledad y descubrir en ese viaje olores nuevos, nuevas culturas, diferentes tradiciones. O quizás estás buscando un cambio de rumbo y no sabes por dónde empezar, y viajas para encontrar esa inspiración que necesitas para tu día a día.

Seguro que a lo largo de tu vida has pasado por todas estas etapas, por eso cada viaje es único. Elige un destino y prepárate para tu aventura.

 

             

 

Perderse; ¿Destino? ¿Pero si no sé ni a dónde ir ni con qué medios? 

Si no te sientes segura, para mantenerte en una franja de seguridad en tu primer viaje, elige un destino en el  que no se tarde más de 6 horas en coche, porque de esta manera si te viene un momento de debilidad sabes que en media jornada estas de vuelta en tu casa. O elige un destino donde haya vuelos diarios a tu país. Estas son mis recomendaciones para elegir destino para tu primer viaje, y ya verás que en tu segundo viaje pondrás rumbo lo más lejos posible.

¿Dónde alojarse? Hotel, pensión, autocaravana… la economía con la cuentes para tu viaje es importante pero no fundamental. Todo depende de lo que busques. Si te apetece realizar actividades culturales, deportivas, y compartir alguna comida o cena con más gente tu sitio son los Hostel, ya que en este tipo de alojamientos siempre te vas a encontrar con gente que viaja como tú, o también en grupo pero siempre con actitud de compartir y conocer más gente. Los Hostel los encontrarás de diferentes precios, desde 10€ a 50€ noche, todo depende de la ubicación y calidad, en el precio también influyen extras tipo wifi, baños compartidos, habitaciones con más o menos literas, el desayuno que lo puedas incluir también (aunque yo siempre elijo ir a alguna cafetería a desayunar)… tienes la opción de compartir habitación con más gente, pero si lo que quieres es tener intimidad para dormir no tendrás problema, la mayoría de estos Hostel siempre tienen un par de habitaciones individuales, eso sí tendrás que reservar con algo de antelación ya que se agendan en seguida. He de decir que este tipo de alojamiento son mi elección preferida, a la hora de elegir el sitio lo que hago es mirar un poco por encima la puntuación en limpieza que se les da, aunque tampoco me vuelvo loca buscando comentarios ni nada de eso, hecho un vistazo a las fotos  de la web, miro sus redes sociales, un vistazo general y listo. A partir de ahí me quedo con los más modernos, los que tienen zonas comunes amplias, luz natural, los que te ofrecen extras tipo toallas, chanclas y esas cosas que siempre te puedes olvidar en casa. Además las personas del staff siempre están dispuestas a charlar un rato y a ayudarte en cualquier cosa. En todos mis viajes conozco gente maravillosa en los lugares que me alojo y siempre acabo compartiendo alguna actividad. En mi viaje a Cádiz alquilé un coche con unos compañeros de habitación y eso me permitió recorrer buena parte de la costa. Además siempre voy con alguien a cenar a algún sitio recomendado por la mujer Miss Livingstone de mi destino y acabamos intercambiando opiniones del lugar, vivencias…

 

            

 

Si tienes la idea de un viaje para descansar, leer y disfrutar de algún que otro paseo, tu sitio base será un Hostal u Hotel, ahí ya dependerá de tu economía u ofertas que encuentres para tu estancia. Este tipo de alojamientos te darán esa intimidad que buscas, podrás dormir el tiempo que quieras sin que te moleste ningún ruido, tener la televisión apagada todo el día y desconectar el móvil para simplemente descansar, pedir que te lleven el desayuno a la habitación… cualquier mimo que quieras darte. Si te apetece más un plan como este lo puedes combinar con alguna actividad extra reservando una visita guiada a algún museo, realizar alguna actividad en grupo como puede ser una ruta en bicicleta. Y si viajas con Miss Livingstone le puedes preguntar por dónde perderte o simplemente dejarte sorprender por lo que tu destino tiene para enseñar.

Si lo que te pide el cuerpo es aventura y naturaleza, es el momento de conducir una autocaravana/furgoneta. Esta forma de viaje itinerante está en mis planes, eso sí, sé que hay muchos ayuntamientos que ponen pegas a la hora de estacionar las auto caravanas, pero no es impedimento ninguno para hacerme una ruta en la que pueda desayunar en primera línea mirando el horizonte. Y ya que estamos predispuestos a la aventura que mejor oportunidad que esta para guiarnos a través de una brújula, y poder darle vueltas y vueltas a un mapa de carretera con el ceño fruncido mientras tienes un trozo de chocolate en la boca ¿Ya te estás visualizando?. Ahora solo tienes que elegir destino, yo lo tengo claro, me voy para la costa, con mis gafas de buceo y mi tubo de snorkel. Aunque si tu elección es montaña, lo que no te olvides unas buenas botas para caminar y ropa de abrigo, sobre todo para las noches.

Si viajas con Miss Livingstone seguro que te dará las indicaciones adecuadas para que encuentres una zona donde establecer tu campamento base.

¿Ya tienes claro tu destino? ¿Y el alojamiento? Si no es así no te agobies, simplemente déjate llevar por tu intuición, eso es lo que hice yo en mi primer viaje.

 

                 

 

< VOLVER